La mayor abominación: Ezequiel 8

abominacion.jpg

En el anterior artículo sobre la abominación desoladora vimos qué es lo abominable para Dios según la Biblia y qué es la interrupción del continuo. También cómo estos dos eventos están ligados al ataque al Santuario del Señor. Analizamos la importancia que tiene la abominación desoladora porque no solo la nombra Daniel tres veces (Daniel 8:13, 9:27 y 11:31) sino que Jesús mismo pone este evento para tener como referencia cuando sea el momento de la crisis final de este mundo (Mateo 24:15).

El Mensaje del Tercer Ángel Ap.14:9

tercer_angel.jpg

Y un tercer ángel los siguió,  diciendo a gran voz:  "Si alguno adora a la bestia y a su imagen y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios,  que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira;  y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero.  El humo de su tormento sube por los siglos de los siglos.  No tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen,  ni nadie que reciba la marca de su nombre". Aquí está  la perseverancia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Apocalipsis 14:9-12.

Artículos de interés

  • Creencias

    Los Adventistas del Séptimo Día aceptamos la Biblia como el único credo y sostenemos ciertas creencias fundamentales com...